post

El término “vodka” deriva de la palabra rusa agua (вода). A pesar de que la primera mención a este término aparece en un documento de 1431, no fue hasta 1936 cuando comenzó a utilizarse oficialmente debido una directiva soviética que ordenaba la indicación de esta palaba en las botellas. Anteriormente, se había denominado “Vino gubernamental” o “Vino de mesa gubernamental” (казённое вино).

El “cinturón” del vodka en Europa, donde éste es desde hace siglos la principal bebida alcohólica, incluye Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Polonia, los países bálticos, Escandinavia (a excepción de Dinamarca), Islandia, y partes de Hungría y Eslovaquia. Según los especialistas, la forma correcta de tomar el vodka es a una temperatura de 8-10º y de un trago, para enseguida “comerlo” con algún alimento de sabor fuerte, como pueden ser los pepinillos, las setas marinadas, el arenque o el pan negro de centeno. También es aconsejable abrir la boca y expirar fuerte, para que la bebida se asimile bien.

Hoy en día pueden distinguirse tres tipos de vodka: vodka común, especial y de frutas. El vodka común, llamado también vino de pan (хлебное вино), es el vodka sin aditivos que se conoce mundialmente y que sirve de base para la producción de los otros dos tipos. El vodka especial se obtiene disolviendo en vodka común aromatizantes y aceites esenciales. Por último, el vodka de frutas se obtiene añadiendo al vodka común una mezcla de zumo de frutas, azúcar y levadura, lo cual suele disminuir la graduación de la bebida.

Desde antiguo se conocen las propiedades antibacterianas del vodka. Según una receta popular, ante los primeros síntomas de resfriado debe tomarse un chupito de vodka con un poco de pimienta justo antes de acostarse. También ayuda contra la otitis, echando en el oído un poco de vodka rebajado con agua para cortar el proceso infeccioso. Otro método, probado personalmente, es envolver el cuello en gasa remojada en vodka (con un film y un pañuelo encima para que no empape la cama) para dormir ante un proceso infeccioso de la garganta. A la mañana siguiente la infección suele remitir y los ganglios inflamados, deshincharse. El vodka también es utilizado para uso externo, por ejemplo en las distensiones musculares, picaduras de insectos o infecciones cutáneas. Por último, y seguramente como cualquier otra bebida fuertemente alcohólica, puede emplearse en casos extremos como anestesiante.

A pesar de todas estas cualidades, y por sentido común, no debe excederse en su consumo, ya que el vodka puede lo mismo relajar que mandar al hospital a aquél que lo toma. Para evitar esto último, es muy importante adquirir vodka de buena calidad. Hay varias formas de distinguir si el vodka es genuino o falsificado:

la existencia de cualquier poso indica la mala calidad de la bebida;

– tras dos-tres semanas el vodka falsificado pierde su transparencia y su color se vuelve mate;

– la calidad del vodka puede determinarse con una sencilla prueba: echar la bebida en un tapón y acercarle una cerilla: si el vodka es genuino producirá una débil llama azul, mientras que un vodka falsificado podrá o no arder en absoluto, o producir una pequeña explosión;

– otra prueba es agitar la botella: un vodka demasiado diluido en agua producirá burbujas gruesas, mientras que el vodka genuino producirá pequeños hilos de burbujitas;

– por último, es desaconsejable beber un vodka que tenga un olor fuerte o desagradable.

Esperamos que os haya gustado nuestro artículo. Tomado con moderación, el vodka es una estupenda bebida que vale la pena probar a la manera rusa, o sea, fría y con una buena tapa.

За ваше здоровье!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *