El traje tradicional empezó a formarse más o menos por el siglo XII y lo llevaban todos: campesinos, zares, comerciantes, nobles…, hasta que en el siglo XVIII Pedro I obligó a los nobles a cambiar de vestimenta y empezar a utilizar los trajes europeos para fomentar el intercambio cultural y comercial. La producción y el uso de los trajes tradicionales empezaron a estar penados con multas y sólo los campesinos podían llevarlos.

trajes-rusos

Lo más característico del traje tradicional ruso era la gran cantidad de capas, un corte sencillo y muchos adornos.

Había diferencias según si era del norte o del sur, de diario o festivo, de hombre o mujer y de la edad.

 

Traje tradicional de mujer:

Las mujeres del norte de Rusia solían llevar una blusa con Sarafán.

La blusa, o camisa, se fabricaba con lino, algodón o, las más caras, con seda. Se decoraban con bordados, pedrería, botones y encajes. Tanto los bordados como los colores utilizados variaban según la región y tenían diversos significados: protección, fertilidad, inocencia, etc.

rubaja

El Sarafán (del iraní sеrāрā —”vestido de pies a cabeza”) podía ser de varios tipos: recto, cerrado, abierto…, y nació siendo algo tan sencillo como una tela doblada por la mitad y con agujeros por donde pasar la cabeza y los brazos.

sarafan

Los colores más populares eran el azul oscuro, el verde, el rojo, el celeste y el burdeos. La tela dependía de la riqueza familiar. Los Sarafán se adornaban con cintas y bordados.

El abrigo (Dushegreyka – “calientaalma”) se ponía encima del Sarafán. Los nobles lo vestían a diario, mientras que la plebe sólo los festivos.

abrigo

El traje de las mujeres del sur de Rusia, más antiguo, se componía de una camisa larga y la Poniéva.

La Poniéva, una especie de falda, era parte indispensable del traje de la mujer casada. Se componía de tres piezas, podía ser cerrada o abierta, y su longitud dependía de la longitud de la camisa. Los bajos de la Poniéva se decoraban con bordados y la tela utilizada solía tener un motivo a cuadros.

poniova

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *