Cócteles de Vodka

 

Desde que nos hemos trasladado a la nueva ubicación, hemos puesto a funcionar la barra. Por lo tanto tenemos montones de cócteles de vodka, gin (y vodka) tonics especiados y sangría rusa aparte de las, archiconocidas ya, cervezas rusas.

Y eso me permite desarrollar el tema de la coctelería rusa. Que de hecho, es bastante inexistente.

En Rusia, los hombres en general beben vodka. A palo seco. Y cognac. Y las mujeres en general beben champán. Por supuesto, estoy generalizando mucho, pero esa es la tendencia común. Por lo tanto, la mayoría de los cócteles de vodka existentes, son de origen americano. O inglés. O de cualquier otra parte, pero no de Rusia.

Aun así, hemos hecho una recopilación de algunos cócteles a base de vodka para poder degustarlos en Gribok. Hoy os pongo una lista y en la próxima semanas pondré las recetas para que en casa también podáis prepararlos y disfrutarlos.

En Gribok tenemos disponibles:
Bloody Mary (no podía faltar ese clásico), Ruso blanco, Ruso negro y Ruso azul, Balalaica (ese si que es ruso de Rusia),  Blue Lagoon, Caipiroshka, Sexo en la playa (el favorito), Vesper (agitado, no mezclado) y Bolshoi Basil.

Además, por fin traemos la Sangría rusa – Krushon. Que puede ir con vodka o sin. Es mas fuerte que la sangría española,  pero también muy refrescante y aromática.

Y con esas novedades os dejo hasta vuestra próxima visita. =)

¿Sabías que…existen museos dedicados al vodka?

muzey-vodki-fachada

Existen varios museos dedicados al vodka. Uno de los más importantes está en Moscú (Измайловское шоссе, дом 73Ж). La exposición de este museo permite conocer más de 500 años de la existencia de esta bebida. Cuenta en su colección con más de 600 variedades de vodka, así como fotografías, pósters, órdenes ministeriales zaristas y soviéticas, recetas antiguas, botellas y etiquetas. El museo está dividido en varias secciones: época de la Rusia antigua, época imperial, Gran guerra patriótica (nombre que se da en Rusia a la parte de la II Guerra Mundial que se produjo en territorio soviético: 1941-1945), URSS y Rusia actual.

muzey-vodki-dentro

También hay museos del vodka en otras ciudades rusas, como San Petersburgo o Uglich.

post

VODKA (parte II)

El término “vodka” deriva de la palabra rusa agua (вода). A pesar de que la primera mención a este término aparece en un documento de 1431, no fue hasta 1936 cuando comenzó a utilizarse oficialmente debido una directiva soviética que ordenaba la indicación de esta palaba en las botellas. Anteriormente, se había denominado “Vino gubernamental” o “Vino de mesa gubernamental” (казённое вино).

El “cinturón” del vodka en Europa, donde éste es desde hace siglos la principal bebida alcohólica, incluye Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Polonia, los países bálticos, Escandinavia (a excepción de Dinamarca), Islandia, y partes de Hungría y Eslovaquia. Según los especialistas, la forma correcta de tomar el vodka es a una temperatura de 8-10º y de un trago, para enseguida “comerlo” con algún alimento de sabor fuerte, como pueden ser los pepinillos, las setas marinadas, el arenque o el pan negro de centeno. También es aconsejable abrir la boca y expirar fuerte, para que la bebida se asimile bien.

Hoy en día pueden distinguirse tres tipos de vodka: vodka común, especial y de frutas. El vodka común, llamado también vino de pan (хлебное вино), es el vodka sin aditivos que se conoce mundialmente y que sirve de base para la producción de los otros dos tipos. El vodka especial se obtiene disolviendo en vodka común aromatizantes y aceites esenciales. Por último, el vodka de frutas se obtiene añadiendo al vodka común una mezcla de zumo de frutas, azúcar y levadura, lo cual suele disminuir la graduación de la bebida.

Desde antiguo se conocen las propiedades antibacterianas del vodka. Según una receta popular, ante los primeros síntomas de resfriado debe tomarse un chupito de vodka con un poco de pimienta justo antes de acostarse. También ayuda contra la otitis, echando en el oído un poco de vodka rebajado con agua para cortar el proceso infeccioso. Otro método, probado personalmente, es envolver el cuello en gasa remojada en vodka (con un film y un pañuelo encima para que no empape la cama) para dormir ante un proceso infeccioso de la garganta. A la mañana siguiente la infección suele remitir y los ganglios inflamados, deshincharse. El vodka también es utilizado para uso externo, por ejemplo en las distensiones musculares, picaduras de insectos o infecciones cutáneas. Por último, y seguramente como cualquier otra bebida fuertemente alcohólica, puede emplearse en casos extremos como anestesiante.

A pesar de todas estas cualidades, y por sentido común, no debe excederse en su consumo, ya que el vodka puede lo mismo relajar que mandar al hospital a aquél que lo toma. Para evitar esto último, es muy importante adquirir vodka de buena calidad. Hay varias formas de distinguir si el vodka es genuino o falsificado:

la existencia de cualquier poso indica la mala calidad de la bebida;

– tras dos-tres semanas el vodka falsificado pierde su transparencia y su color se vuelve mate;

– la calidad del vodka puede determinarse con una sencilla prueba: echar la bebida en un tapón y acercarle una cerilla: si el vodka es genuino producirá una débil llama azul, mientras que un vodka falsificado podrá o no arder en absoluto, o producir una pequeña explosión;

– otra prueba es agitar la botella: un vodka demasiado diluido en agua producirá burbujas gruesas, mientras que el vodka genuino producirá pequeños hilos de burbujitas;

– por último, es desaconsejable beber un vodka que tenga un olor fuerte o desagradable.

Esperamos que os haya gustado nuestro artículo. Tomado con moderación, el vodka es una estupenda bebida que vale la pena probar a la manera rusa, o sea, fría y con una buena tapa.

За ваше здоровье!

VODKA (parte I)

vodka-pepinillos

El vodka es una bebida alcohólica compuesta de alcohol etílico (40%) y agua (60%). El alcohol etílico se obtiene de alcohol rectificado extraído de los cereales o la patata. Según la materia prima utilizada en la elaboración del alcohol rectificado, se distinguen tres zonas geográficas: el vodka de cereales se produce especialmente en Rusia, Bielorrusia y Ucrania; el de cereales y patata, en Rusia; y el de patata, en Alemania, Bielorrusia y Polonia.

El agua utilizada es, preferentemente, agua blanda procedente de las partes altas de los ríos o de manantiales. Debe ser totalmente incolora y transparente, con una concentración mínima de sales. Para ello, antes de mezclarse con el etanol, el agua pasa por varias etapas de limpieza, como la aireación y la filtración a través de arena de cuarzo.

Una vez obtenida la mezcla inicial, ésta se filtra primeramente a través de carbón activado, para posteriormente volver a filtrarse varias veces para obtener la calidad deseada. En Rusia, la tecnología de la producción del vodka fue desarrollada en la década de 1890 por un Comité técnico gubernamental, manteniéndose casi invariable desde entonces. Lo que más se valora en un vodka es precisamente la ausencia de sabor. Un buen vodka debe beberse como agua.

Según la teoría más aceptada, el antecesor del vodka, el aquavita, apareció en Rusia y Ucrania en el s. XIV de la mano de comerciantes genoveses. Debido a que en las zonas rusas no se conocían hasta entonces bebidas tan fuertes, siendo las más comunes las elaboradas a partir de la miel, la nueva bebida comenzó a rebajarse con agua, obteniendo una gran acogida entre la población. Ya a finales del s. XV el zar Iván III ordenaba el primer monopolio estatal sobre la producción y distribución del vodka, monopolio que sería abolido y restablecido varias veces a lo largo de la historia. Entre los ss. XVI y XVII el vodka ruso fue ampliamente exportado a Europa. En Rusia se vendía en las llamadas tabernas reales por cubos, cuyo volumen rondaba los 12´5 l. Tras la Revolución de 1917, el vodka comenzó a producirse también en Estados Unidos y Europa occidental por los antiguos productores de vodka rusos que habían emigrado tras la Revolución soviética, surgiendo marcas tan conocidas como Smirnoff y Eristoff.

Es antigua la discusión entre rusos y polacos sobre cuál es la patria del vodka. Entre 1977 y 1982 esta discusión se dirimió en un tribunal internacional de arbitraje, que dio la razón a la Unión Soviética, declarando que el vodka era una bebida nacional rusa y que, como tal, sólo podía anunciarse mundialmente como vodka ruso aquél que había sido producido en Rusia. El resto de marcas internacionales sólo podían desde entonces anunciar “la cualidad particular de su marca”. Como curiosidad, destacar que en francés existen dos transcripciones del mismo término: vodka, que se utiliza en relación al vodka ruso, y wódka, para nombrar el polaco.