¿Sabías qué…es Becherovka?

Becherovka

Seguramente no habréis oído hablar nunca de esta bebida, muy difícil de conseguir en España. Becherovka es un licor checo de especias, raíces y más de 20 hierbas diferentes. Podría decirse que es la bebida típica de Chequia. Se produce en Bohemia desde 1807 y su creador fue un farmacéutico checo de origen alemán, Josef Becher, de quién le viene el nombre. Su receta sigue siendo secreta. Tiene un sabor ligeramente amargo, con una graduación de 38º, y se bebe tanto solo como de base para diferentes cóckteles. Os aconsejamos probarlo si tenéis ocasión; puede encantaros o pareceros imbebible, pero seguro que no os dejará indiferentes.

KVAS

kvas-jarra

El kvas es una bebida típicamente eslava, con muchos siglos de tradición y gran popularidad hasta nuestros días. La primera mención oficial a esta bebida data del año 989, cuando, tras la cristianización del pueblo, el Gran Duque Vladimiro ordenó repartir entre la población “comida, miel y kvas”. Se sabe que los antiguos egipcios fabricaban hace ya 8,000 años algo intermedio entre el kvas y la cerveza. También en la antigua Babilonia se producían bebidas frutales parecidas, y personalidades como Heródoto e Hipócrates dejaron descripciones de una bebida similar.

“Kvas” significa “bebida ácida”. Su sabor es específico; parecido a la cerveza, pero sin su amargor. Puede ser de dos tipos: de pan, el más común, en cuya composición entran la harina de centeno, el azúcar, la malta de centeno o levaduras lácteas, levadura y agua; o de frutas y frutos del bosque, que se obtiene a partir del zumo de la fruta en cuestión, al que se añaden componentes del kvas de pan. En cualquiera de los dos casos pasa por un proceso de elaboración basado en la infusión y la fermentación que dura varios días. Precisamente la fermentación hace que tenga un ligero componente alcohólico que varía entre los 0´7 y los 2´6º, dependiendo del proceso de su preparación. A pesar de ello, y debido a sus numerosas cualidades dietéticas, el kvas está incluido en las dietas de los enfermos hospitalizados, así como en las de las tropas, los marineros y los presos. También está indicado para los deportistas, ya que, como bebida obtenida a partir de la malta, aumenta la masa muscular y el rendimiento físico, y disminuye el cansancio.

Al igual que los productos lácteos fermentados, como el kefir, el kvas regulariza el tránsito intestinal, mejora el metabolismo, y evita la propagación de bacterias y microbios nocivos. De hecho, sus propiedades bactericidas quedaron demostradas en 1913 de la mano del científico ruso Sótnikov. Es también una fuente de vitaminas B1 y E, así como de hasta 10 aminoácidos esenciales. Pero lo que más popularidad le otorga entre la población, especialmente en los meses de verano, es su fuerte efecto calmante de la sed. Numerosos puestos de kvas llevan abriéndose en verano en las calles de las ciudades rusas, ucranianas, bielorrusas, etc. desde hace décadas, siendo ya una estampa estival típica los bidones amarillos de kvas aparcados en las aceras.

kvas-calle

¿Sabías que…existen museos dedicados al vodka?

muzey-vodki-fachada

Existen varios museos dedicados al vodka. Uno de los más importantes está en Moscú (Измайловское шоссе, дом 73Ж). La exposición de este museo permite conocer más de 500 años de la existencia de esta bebida. Cuenta en su colección con más de 600 variedades de vodka, así como fotografías, pósters, órdenes ministeriales zaristas y soviéticas, recetas antiguas, botellas y etiquetas. El museo está dividido en varias secciones: época de la Rusia antigua, época imperial, Gran guerra patriótica (nombre que se da en Rusia a la parte de la II Guerra Mundial que se produjo en territorio soviético: 1941-1945), URSS y Rusia actual.

muzey-vodki-dentro

También hay museos del vodka en otras ciudades rusas, como San Petersburgo o Uglich.

ZUMO DE ABEDUL

berezovyy-sok-extraccion

El abedul es un árbol muy difundido en las zonas frías del norte de Eurasia y América. Es característico por el color claro de su tronco y ha sido uno de los elementos de la cultura rusa desde hace siglos. Son muy conocidos sus numerosos efectos beneficiosos para la salud, beneficios que también otorga su savia, que se recoge haciendo pequeños cortes en la corteza del árbol. De ahí surge el zumo de abedul, que muchos siguen recogiendo manualmente, aunque también puede comprarse ya hecho. La mejor época para la recogida son los inicios de la primavera, entre mediados de marzo y finales de abril, cuando empiezan a brotar las primeras hojas. En los árboles de mediano y gran diámetro se practican cortes superficiales en los que se insertan unos tubitos terminados en un recipiente en el que se recoge la savia. De un mismo árbol pueden obtenerse entre 2 y 3 litros al día; para que el árbol no se seque, los cortes practicados se tapan con cera.

%d0%b1%d0%b5%d1%80%d1%91%d0%b7%d0%be%d0%b2%d1%8b%d0%b9-%d1%81%d0%be%d0%ba

El líquido recogido puede beberse directamente, o pueden añadírsele azúcar y otros ingredientes para hacer sirope, vino o kvas. El mismo zumo ya lleva un 2% de azúcar natural, por lo que tiene un sabor ligeramente dulce y un color transparente.

Su composición es rica en muchos elementos imprescindibles para nuestro organismo: hierro, cobre, manganeso, sodio, potasio, calcio, níquel y manganeso, además de vitaminas, aceites esenciales, fitoncitos y otros. El zumo de abedul ayuda a limpiar el organismo, eliminando las toxinas; está altamente recomendado para personas que sufren de artritis, gota y reumatismo. Se utiliza para combatir enfermedades de las vías respiratorias, la tos, las disfunciones del hígado y las jaquecas.

Puede utilizarse también como remedio externo para combatir la caspa y fortalecer el cabello, así como para purificar y nutrir la piel. En el primer caso, se utiliza después del champú, a modo de bálsamo. Para la piel, ayuda hidratar con zumo las zonas que presentan excemas o acné.

Con todos estos beneficios, no presenta ninguna contraindicación. El único caso en el que puede no ser recomendable es si la propia persona presenta una reacción alérgica individual.

Al igual que pasa con el mors, el zumo de abedul no es sencillo de conseguir en España. Pero si algún día podéis probarlo, os animamos a hacerlo, porque ademas de estar riquísimo, es natural y ayuda a mantenernos sanos y fuertes.

На здоровье!

MORS

mors

Zumo de frutos del bosque, diluido con agua, y con azúcar o miel añadidos. Su nombre proviene del término latino “mulsa”, que significaba “agua con miel”. En ruso, es en el s. XVI cuando la palabra consta por primera vez documentalmente, apareciendo desde entonces en numerosos recetarios por la gran popularidad adquirida.

La variedad de tipos de mors es muy amplia: se diferencian según los ingredientes que lleven, el color que tengan, el tiempo de preparación… El más habitual es el mors de arándano rojo, aunque también son populares los mors de grosellas, negra o roja, de frambuesas, y de otros frutos. La receta clásica es bien sencilla, aunque puede tener variantes: los frutos se lavan bien y se aplastan en un mortero hasta sacarles todo su jugo. La pulpa se echa en una cacerola con agua y se lleva a ebullición. La infusión resultante se enfría y se le añade el zumo antes exprimido y miel o azúcar. Debido a la facilidad de su preparación y a la gran cantidad de frutos del bosque en Rusia, país boscoso en muchas de sus zonas, el mors es una bebida que se prepara a menudo de forma casera, aunque también puede adquirirse en las tiendas. En este último caso, se gana en tiempo de almacenamiento y en comodidad, aunque se pierde en salud, porque el mors natural es una gran fuente de vitaminas A, B1, C y PP, además de microelementos tan necesarios como el potasio, el calcio, el magnesio, el hierro y el fósforo, que, al prepararse de forma industrial, se pierden en su mayor parte.

El mors puede beberse tanto frío como caliente. Frío tiene un alto poder tonificante, mientras que caliente permite al cuerpo entrar rápidamente en calor. Los dietólogos recomiendan beber mors con regularidad a las mujeres embarazadas, mientras que los urólogos y ginecólogos lo incluyen en las terapias de diferentes tratamientos contra procesos infecciosos de las vías urinarias. Por último, aunque no menos importante, está demostrado el efecto beneficioso de la ingesta regular de mors sobre nuestro estado anímico, ya que combate eficazmente los síntomas de depresiones y neurosis.

Ahora que conocéis los beneficios de esta bebida, y a pesar de que en España no sea fácil conseguir frutos del bosque, pero vista la facilidad de su preparación, os animamos a que probéis a prepararla en casa. ¡Seguro que el resultado vale la pena!

post

VODKA (parte II)

El término “vodka” deriva de la palabra rusa agua (вода). A pesar de que la primera mención a este término aparece en un documento de 1431, no fue hasta 1936 cuando comenzó a utilizarse oficialmente debido una directiva soviética que ordenaba la indicación de esta palaba en las botellas. Anteriormente, se había denominado “Vino gubernamental” o “Vino de mesa gubernamental” (казённое вино).

El “cinturón” del vodka en Europa, donde éste es desde hace siglos la principal bebida alcohólica, incluye Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Polonia, los países bálticos, Escandinavia (a excepción de Dinamarca), Islandia, y partes de Hungría y Eslovaquia. Según los especialistas, la forma correcta de tomar el vodka es a una temperatura de 8-10º y de un trago, para enseguida “comerlo” con algún alimento de sabor fuerte, como pueden ser los pepinillos, las setas marinadas, el arenque o el pan negro de centeno. También es aconsejable abrir la boca y expirar fuerte, para que la bebida se asimile bien.

Hoy en día pueden distinguirse tres tipos de vodka: vodka común, especial y de frutas. El vodka común, llamado también vino de pan (хлебное вино), es el vodka sin aditivos que se conoce mundialmente y que sirve de base para la producción de los otros dos tipos. El vodka especial se obtiene disolviendo en vodka común aromatizantes y aceites esenciales. Por último, el vodka de frutas se obtiene añadiendo al vodka común una mezcla de zumo de frutas, azúcar y levadura, lo cual suele disminuir la graduación de la bebida.

Desde antiguo se conocen las propiedades antibacterianas del vodka. Según una receta popular, ante los primeros síntomas de resfriado debe tomarse un chupito de vodka con un poco de pimienta justo antes de acostarse. También ayuda contra la otitis, echando en el oído un poco de vodka rebajado con agua para cortar el proceso infeccioso. Otro método, probado personalmente, es envolver el cuello en gasa remojada en vodka (con un film y un pañuelo encima para que no empape la cama) para dormir ante un proceso infeccioso de la garganta. A la mañana siguiente la infección suele remitir y los ganglios inflamados, deshincharse. El vodka también es utilizado para uso externo, por ejemplo en las distensiones musculares, picaduras de insectos o infecciones cutáneas. Por último, y seguramente como cualquier otra bebida fuertemente alcohólica, puede emplearse en casos extremos como anestesiante.

A pesar de todas estas cualidades, y por sentido común, no debe excederse en su consumo, ya que el vodka puede lo mismo relajar que mandar al hospital a aquél que lo toma. Para evitar esto último, es muy importante adquirir vodka de buena calidad. Hay varias formas de distinguir si el vodka es genuino o falsificado:

la existencia de cualquier poso indica la mala calidad de la bebida;

– tras dos-tres semanas el vodka falsificado pierde su transparencia y su color se vuelve mate;

– la calidad del vodka puede determinarse con una sencilla prueba: echar la bebida en un tapón y acercarle una cerilla: si el vodka es genuino producirá una débil llama azul, mientras que un vodka falsificado podrá o no arder en absoluto, o producir una pequeña explosión;

– otra prueba es agitar la botella: un vodka demasiado diluido en agua producirá burbujas gruesas, mientras que el vodka genuino producirá pequeños hilos de burbujitas;

– por último, es desaconsejable beber un vodka que tenga un olor fuerte o desagradable.

Esperamos que os haya gustado nuestro artículo. Tomado con moderación, el vodka es una estupenda bebida que vale la pena probar a la manera rusa, o sea, fría y con una buena tapa.

За ваше здоровье!

VODKA (parte I)

vodka-pepinillos

El vodka es una bebida alcohólica compuesta de alcohol etílico (40%) y agua (60%). El alcohol etílico se obtiene de alcohol rectificado extraído de los cereales o la patata. Según la materia prima utilizada en la elaboración del alcohol rectificado, se distinguen tres zonas geográficas: el vodka de cereales se produce especialmente en Rusia, Bielorrusia y Ucrania; el de cereales y patata, en Rusia; y el de patata, en Alemania, Bielorrusia y Polonia.

El agua utilizada es, preferentemente, agua blanda procedente de las partes altas de los ríos o de manantiales. Debe ser totalmente incolora y transparente, con una concentración mínima de sales. Para ello, antes de mezclarse con el etanol, el agua pasa por varias etapas de limpieza, como la aireación y la filtración a través de arena de cuarzo.

Una vez obtenida la mezcla inicial, ésta se filtra primeramente a través de carbón activado, para posteriormente volver a filtrarse varias veces para obtener la calidad deseada. En Rusia, la tecnología de la producción del vodka fue desarrollada en la década de 1890 por un Comité técnico gubernamental, manteniéndose casi invariable desde entonces. Lo que más se valora en un vodka es precisamente la ausencia de sabor. Un buen vodka debe beberse como agua.

Según la teoría más aceptada, el antecesor del vodka, el aquavita, apareció en Rusia y Ucrania en el s. XIV de la mano de comerciantes genoveses. Debido a que en las zonas rusas no se conocían hasta entonces bebidas tan fuertes, siendo las más comunes las elaboradas a partir de la miel, la nueva bebida comenzó a rebajarse con agua, obteniendo una gran acogida entre la población. Ya a finales del s. XV el zar Iván III ordenaba el primer monopolio estatal sobre la producción y distribución del vodka, monopolio que sería abolido y restablecido varias veces a lo largo de la historia. Entre los ss. XVI y XVII el vodka ruso fue ampliamente exportado a Europa. En Rusia se vendía en las llamadas tabernas reales por cubos, cuyo volumen rondaba los 12´5 l. Tras la Revolución de 1917, el vodka comenzó a producirse también en Estados Unidos y Europa occidental por los antiguos productores de vodka rusos que habían emigrado tras la Revolución soviética, surgiendo marcas tan conocidas como Smirnoff y Eristoff.

Es antigua la discusión entre rusos y polacos sobre cuál es la patria del vodka. Entre 1977 y 1982 esta discusión se dirimió en un tribunal internacional de arbitraje, que dio la razón a la Unión Soviética, declarando que el vodka era una bebida nacional rusa y que, como tal, sólo podía anunciarse mundialmente como vodka ruso aquél que había sido producido en Rusia. El resto de marcas internacionales sólo podían desde entonces anunciar “la cualidad particular de su marca”. Como curiosidad, destacar que en francés existen dos transcripciones del mismo término: vodka, que se utiliza en relación al vodka ruso, y wódka, para nombrar el polaco.