Borodinskiy jleb

Como ya dijimos en el capítulo anterior, existen varios tipos de pan negro. Uno de los favoritos es el Borodinskiy, o pan negro de Borodinó. Además de los ingredientes comunes a todos los panes negros, éste en concreto lleva también cilantro, lo cual le otorga un aroma característico. El origen de este pan es incierto; según una de las versiones, fue elaborado originariamente por las monjas del monasterio Spaso-Borodinskiy, fundado por la viuda del general Tuchkov en memoria de su marido, caído en la gran batalla de Borodinó contra Napoleón a principios del s. XIX. La otra versión otorga la invención de este pan al compositor y químico ruso Borodín tras su viaje por Italia. Es cierto que en una de las provincias italianas, Trentino-Alto Adige, se elaboran tortas de cebada con cilantro, en las cuales se habría inspirado este personaje para crear este nuevo tipo de pan negro.

En cualquiera de los casos, el pan Borodinskiy pronto se convirtió en uno de los panes favoritos. Su historia oficial comienza en 1933, cuando en la panificadora de Moscú se elabora, a partir de varias recetas antiguas, una receta definitiva. Ésta fue durante muchos años prerogativa de los moscovitas, al tener un proceso de producción complicado y necesitar un equipamiento tecnológico puntero. No fue hasta muchos años después cuando el nuevo pan pudo producirse en otras ciudades rusas.

Cualquiera que sea el tipo de pan negro que se prefiera, es muy sano para nuestro organismo. Por un lado, tiene un alto nivel de carbohidratos, que sacian rápidamente el apetito sin aumentar el peso, ya que el poder calorífico del pan negro es inferior al del blanco. También cuenta con una gran cantidad de aminoácidos, vitaminas de los grupos A, B, PP y E, y minerales como fósforo, zinc, hierro y calcio, entre otros. Este pan está indicado en las dietas, ya que ayuda a eliminar las toxinas de nuestro organismo, aspecto de gran importancia en cualquier dieta. Todo ello, unido a su sabor, hace comprender por qué los oriundos de Europa del Este lo echan tanto de menos en sus viajes por el mundo.

¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *